miércoles, 7 de marzo de 2012

#SOS27M Contra la impunidad policial

En entredicho la democracia y la justicia españolas

El 27de mayo de 2011, la policía intentó desalojar de Plaza Catalunya (Barcelona) al campamento de ciudadanos que estaban ejerciendo su derecho de reunión en un espacio público.

Se produjo en Barcelona uno de los episodios de brutalidad policial mejor documentados de la historia reciente. 
También fue histórico por la efectiva, ejemplar y contundente respuesta no violenta de los manifestantes.

Después de que los ciudadanos agredidos presentasen una denuncia por el abuso policial, el juez ha decidido archivar el proceso sin ni siquiera escuchar a las y los querellantes.  El archivo de la denuncia deja en una gravísima situación de indefensión a todas las personas denunciantes, así como a la totalidad de la ciudadanía, ya que deja impunes los gravísimos hechos sucedidos aquél 27 de mayo.

Este archivo genera un peligroso precedente similar a la impunidad existente en España en el regimen de la dictadura.

Por estas razones hoy, coincidiendo con la presentación de un recurso judicial contra el archivo de la querella, acudimos a la prensa internacional y a los ciudadanos de todo el mundo para pedir su apoyo en esta denuncia  y pedir juntos que se haga justicia.




Antecedentes: La manifestación del 15M y las acampadas en España

El 15 de mayo de 2011 una nueva plataforma llamada “Democracia Real Ya”, junto a muchos otros colectivos, convocaron una manifestación en 58 ciudades del Estado español bajo el lema: No somos mercancía en manos de políticos y banqueros.
Al finalizar la manifestación, ciudadanas y ciudadanos indignados por la situación de corrupción y despilfarro de la clase política y bancaria, acamparon de forma espontánea en algunas de las plazas, tal y como habían hecho algunos países del norte de África. La acampada iniciada por Sol (en Madrid), se extendió a las plazas más emblemáticas de la mayoría de ciudades, conviertiéndolas en dinámicos foros de discusión y debate e iniciando la llamada Spanish Revolution
En Barcelona, la acampada iniciada el 16M transformó Plaza Catalunya en un espacio de encuentro, creación, organización y debate político con la participación diaria de miles de personas, que eclipsó la campaña electoral de las elecciones municipales del 22 de mayo. Con la ocupación de las plazas, el espacio público volvió a ser realmente público en su significado más pleno: la plaza era del pueblo.

27M: Intento de desalojo de la acampada ciudadana

El 27 de mayo de 2011, de forma inesperada y sin previo aviso, el Conseller d’Interior Felip Puig conjuntamente con el Ayuntamiento de Barcelona, actuando como el Ministerio del Amor orweliano, desplegó un operativo policial con el supuesto objetivo de evitar daños a las personas y sacar materiales peligrosos ante la hipotética celebración en plaza Catalunya de la victoria del FC Barcelona en la Champions League. 

Sin embargo, a pesar de que ni en la plaza ni en el movimiento 15M, existían antecedentes de altercados, los que llegaron el 27 de mayo a las 6.40h de la mañana no fueron equipos de limpieza. Un operativo desproporcionado de policías antidisturbios de los Mossos d'Esquadra (la policía autonómica de Catalunya) tomó inesperadamente la plaza, acompañado de camiones de limpieza para llevarse los objetos e infraestructuras que allí había (ordenadores, tiendas de campaña, libros, etc.).  
El mensaje de alerta ante el desalojo se extendió por las redes sociales como una chispa y al cabo de menos de una hora miles de personas ya rodeaban la plaza en rechazo por el desalojo. La policía, al verse rodeada de miles de manifestantes pacíficos y siguiendo las órdenes de la cadena de mando, cargó de forma totalmente indiscriminada y desproporcionada contra los manifestantes. 
La brutalidad policial se hizo patente en el lamentable resultado de las cargas: unas 200 personas sufrieron lesiones de diversa gravedad (entre ellas un gran número de periodistas), el destrozo y confiscación de todos los objetos (alimentos, objetos personales, material informático, documentación, libros, etc.) y la violación flagrante de los derechos más fundamentales. Sin embargo, las imágenes registradas por las numerosas cámaras allí presentes y su difusión en la prensa y las redes sociales dieron la vuelta al mundo y los hechos del 27 de mayo se convirtieron en el caso de brutalidad policial más masivo y mejor documentado de los últimos años.
Sin duda, la mejor manera de recordar los hechos del 27m es a través de las imágenes grabadas que dieron la vuelta al mundo

La denuncia judicial de los hechos del 27M

Los damnificados por la extrema situación de violencia policial durante el 27M, presentaron una querella criminal colectiva exigiendo una investigación de los hechos y que se depuraran las responsabilidades necesarias.
Reunidos en el colectivo “Som27M”, interpusieron una amplia querella muy documentada denunciando:
  • La vulneración de derechos fundamentales como el de manifestación, libertad de expresión, derecho de reunión, etc.        
  • La vulneración de la libertad de circulación por la retención ilegal de las personas que estuvieron más de 4 horas encerradas dentro de la plaza.   
  • La denuncia por prevaricación dirigida al mando de los Mossos d'Esquadra,  por la no identificación sistemática de los antidisturbios y la policía durante las operaciones, hecho que dificulta su identificación.     
  • La agresión y violencia policial que afectó a miles de ciudadanos por las diversas cargas totalmente desproporcionadas.
  • La sustracción y robo de bienes personales fruto de la ‘limpieza’ de la plaza
La denuncia fue admitida a trámite y se imputó a gran parte de la cadena de mando de los Mossos d’Esquadra: el director general (Manel Prat), el intendente del área metropolitana (Anton Antolin), el subinspector de la Brigada Móvil (David Bordas), el comisario y jefe del dispositivo  (Joan Carles Molinero), y la responsable política de la guardia urbana (Assumpta Escarp). 


El archivo del proceso y la impunidad de los hechos

El 1 de marzo de 2012 el juez instructor Josep María Miquel Porras decidió, sorprendentemente, archivar la denuncia presentada. Con el archivo de la causa, la investigación se ha cerrado sin tan siquiera haber practicado las diligencias de prueba (básicamente la visualización de los vídeos de las cargas) propuestas por los denunciantes. El Juzgado además, no ha escuchado a las personas denunciantes, las cuales han visto como se ha archivado las denuncia sin ni siquiera declarar.
El Juzgado fundamenta el archivo en el hecho de que la utilización de la fuerza por parte de la policía fue proporcionada y adecuada al objetivo de limpiar la plaza y evitar la alteración del orden público. Basta con visualizar las propias imágenes de aquél día para comprobar cómo las cargas indiscriminadas son contra gente pacífica e indefensa que ejercía su derecho a reunión y manifestación.   

+Info

Información de la acampada de Plaza Catalunya http://www.acampadadebarcelona.org/

Vídeos del desalojo


Resumen de la querella:

Comunicado de los abogados:  





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada